libros uned

Cómo sobreví la UNED

Elegimos esta universidad básicamente por la flexibilidad de horarios, pero ¿qué pasa cuando perteneces a ella? Te cuento mi experiencia en la mayor universidad de España:

¿Por qué elegimos estudiar en la UNED?

En mi caso, trabajando y con niños, era sin duda la única opción. La UNED me ofrecía ir a clase justo en horarios en los que ya había acabado mi jornada laboral, además, mis primeros exámenes, los del curso de acceso, fueron un sábado, por lo que fue bastante fácil decidirme.

Hace más de 10 años cuando empecé, las herramientas que ofrecía la UNED para el estudio a distancia eran poco menos que paupérrimas, así que me pasé el primer año sin pasarme por los cursos virtuales. Eso sí, descubrí “las news”, unos foros que te configurabas en tu gestor de correo y que te daban acceso a lo mejor de la UNED: los compañeros.

El precio siempre me ha parecido un poquito alto, para ser una universidad del estado y cuyos recursos “a distancia” eran bastante excasos.

Los comienzos en la UNED

Me matriculé en el centro asociado de Elche, donde me devolvieron mi flamante carnet de estudiante en tan solo 5 minutos, eso sí, sin plastificar. Me dieron los horarios y la verdad, salí de allí con mucha ilusión y muy motivado para volver a estudiar después de unos… 10 años.

Llegó el momento de mi primera tutoría: Introducción a la Administración de Empresas, con un profesor que daba clases también en una universidad privada, y al que se le veía bastante implicado con los alumnos, ¡fue una gran alegría conocerle! Al final de la clase me quedé un momento hablando con él y con una compañera, y tuvimos la suerte de que nos diera algunos consejos bastante valiosos.

Cuando entras en una universidad, yo que no había pisado una en mi vida, cualquier ayuda que te ofrezcan es bien recibida, porque vamos totalmente perdidos. Así que hice amistad con un par de compañeros e íbamos quedando para estudiar. Esto me ayudó mucho y es uno de los primeros consejos que doy siempre a mis alumnos (ahora soy yo el que da los consejos): Hay que rodearse siempre de personas que tienen objetivos parecidos a los tuyos, hacer equipo y avanzar con ellos para poder conseguirlos.

La mayoría de los tutores del curso de acceso que yo hice, eran muy implicados y grandes profesores, así que con mis ganas, los compañeros y estos profes, tuve la suerte de aprobarlo a la primera, en mayo. Recuerdo un día bastante caluroso en el que tuve que hacer 3 exámenes seguidos. Qué alegría cuando veía que me lo sabía y que ¡iba a pasar a ser universitario!

Y así fue, aprobé el curso de acceso con un 7 y me pasé el verano mirando los libros de las asignaturas que había escogido para comenzar la carrera.

La carrera, un poquito más exigente

Comencé la carrera cogiendo 10 asignaturas, 5 para cada cuatrimestre. Pensaba que lo llevaría bien, pero fue un gran error. La carrera exige más que el curso de acceso, y el trabajo y la familia me dejaban poco tiempo para poder dedicarle. Aún así, en mi primer examen saqué un 10, pero no por haber estudiado. Empecé a definir la que iba a ser una estrategia en todo el curso, mirar los exámenes de años anteriores. Segundo consejo que os doy y que es básico para aprobar. En mi caso, y en el caso concreto del examen que comento, resulta que el profesor calcó en la primera semana el examen del año anterior. Así que memoricé las preguntas del año anterior y en la segunda semana volvió a pasar. Saqué un 10 en un examen que merecía menos. Estaba contento por la nota, pero no por los conocimientos adquiridos. Además, fue la única asignatura que aprobé ese cuatrimestre, así que tenía un sabor un poc agridulce.

Comencé el segundo cuatrimestre con más motivación, pero algunos tutores pronto me la quitaron. El tutor que más asignaturas me daría a lo largo de la carrera era un señor que entraba a la clase (muchas veces tarde), preguntaba si teníamos alguna duda, y si nadie contestaba, sus siguientes palabras eran: “Perfecto, hasta la próxima semana”. El primer día nos cogió despistados, así que para el siguiente llevamos algunas dudas. Sus respuestas fueron: “Eso lo puedes encontrar en el libro en la página xx”. Toda la clase se sentía desangelada y ahí empezamos a descubrir los verdaderos problemas de la UNED.

En el segundo cuatrimestre solo aprobé 2 asignaturas y me sentí bastante apesadumbrado. Hice los exámenes de septiembre desmotivado y solo conseguí aprobar una más, por tanto, de 10, solo 4 aprobadas. Consejo: coge 1 asignatura menos de las que creas que, honestamente, puedes llevar adelante.

Las notas, una desesperación

Con un estado de ánimo bastante bajo por el primer curso, me dispuse a empezar con el segundo, pero tenía un gran dilema, no sabía qué asignaturas iba a cogerme, primero porque tenía que decidir si coger nuevas o repetir las que había suspendido, y segundo: estábamos casi en octubre y aún me falataban notas, ¿por qué tardan tanto? nos preguntábamos. Bien, de nuevo un consejo: No te desesperes por las notas, van a tardar y es una locura pensar en ello, al final gastas toda tu energía desesperando y dedicándole algunas palabras a los equipos docentes, vale mucho la pena pensar en las nuevas asignaturas y cuando menos te los esperes, tendrás llegarán tus notas.

Finalmente tuve mis notas y me pude matricular. Cogí 6 asignaturas, 3 de ellas repetidas del año anterior, con mi sorpresa al ver que por ser repetidas valen más caras. ¿Esta es la forma de motivarte para que apruebes a la primera? Cada vez la UNED me iba pareciendo menos profesional y, sobre todo, más desconsiderada con sus alumnos.

Acabé el curso aprobando 4 asignaturas más y, pese a que no llevaba el ritmo que me hubiera gustado, estaba contento porque iba avanzando.

Equipos docentes con muy mala leche

En mi tercer año de carrera me pasó una cosa que por poco me hace desistir y dejarlo todo. En un examen de Economía, al que llegué preparadísimo, cayeron 10 preguntas (de 20) de un tipo que no habíamos visto en el libro. Un ejercicio completo a desarrollar de cuál no habíamos leído nada ni teníamos idea de cómo resolver. Salí del examen muy enfadado conmigo mismo, pensando que se me había escapado algo en el estudio, pero no fue así, mis compañeros tampoco supieron cómo hacerlo. Hablamos con el tribunal presente en el examen y no nos supieron dar respuesta.

Durante la siguiente semana tratamos de hablar con el equipo docente, pero fue imposible, porque estaban en periodo de exámenes y no cogían el teléfono. No supimos nada hasta que llegaron las notas, la mayoría habíamos suspendido. Entonces tratamos de impugnar el examen, pero la respuesta del equipo docente fue totalmente negativa. Reconocían que ese contenido no estaba en el libro, pero no podían aprobar o repetir el examen a tantas personas, eso sí, nos desearon buena suerte para septiembre. Fue lo más injusto que me ha pasado en la UNED, pero en vez de caerme y pensar en dejarlo, hice todo lo contrario. Este acto bandálico contra los alumnos, me hizo más fuerte y acabé el curso con 6 asignaturas aprobadas. Consejo: La UNED es una carrera de fondo, donde se tiene mil veces ganas de dejarlo, quiero que sepas que es normal y que cada vez que algo te dé ganas de dejarlo, tienes que pensar en hacer lo contrario, porque todos podemos continuar y llegar a nuestros objetivos. ¡Ánimo y nunca decaigas!

Mejoras en la UNED

Los siguientes años pasaron rápidos, cada vez conocía a más alumnos gracias a los foros y las webs de apuntes, mis notas no estaban mal y había aprendido a sobre llevar los malos tragos que algunos tutores incapaces, nos hacían pasar.

Un día nos llegó la noticia de que se iba a implantar la valija virtual, esto haría que las notas llegaran antes. No notamos mucha diferencia, pero al menos podíamos acceder a nuestros exámenes a través del acceso virtual. La UNED comenzaba a modernizarse. Consejo: utiliza las herramientas que la UNED pone a tu disposición, ahora son mucho mejores que cuando yo empecé y son de verdadera ayuda. Ah, y no dudes en “molestar” a tus tutores por email las veces que sean necesarias, ellos están allí para eso.

La página web que muchas veces estaba caída, también se modernizó y dio paso a una web con recursos más accesibles y con material que los alumnos podíamos descargar para estudiar.

Últimos años en la UNED

Con los nuevos planes de estudios a punto de implantarse, los últimos años fueron un poco estresantes porque había que ir acabando cursos sí o sí antes de que nos cogieran los Grados.

El grueso de la carrera estaba acabado y quedaban asignaturas bastante flojitas y no tenían la dificultad de las asignaturas que ya había superado, así que no estuve preocupado en exceso.

Una noche, mirando a ver si estaban las notas, vi que habían colgado la última. Había llegado el momento, había acabado la carrera después de 10 años de lucha. Di un salto con lágrimas en los ojos y fui a abrazar a mi mujer. ¡Cuántas horas había dejado de estar si ella y sin mis hijos por la carrera! Ese fue uno de los momentos más bonitos de mi vida. Consejo: Pese a que tengáis que estudiar duro, no os olvidéis de vuestros seres queridos, pasad tiempo con ellos, todo el que podáis.

En definitiva, la UNED te putea un poquillo, pero también te da muchas satisfacciones, así que mi último consejo es: Estudia en la UNED y disfruta de este crucero.

Y tú ¿te sientes identificado con este texto? ¿Qué es lo más heavy que te ha pasado en la UNED? ¡Deja tus comentarios!

Be Sociable, Share!

8 Comentarios

  1. pablo

    Muchas gracias, me ha encantado, yo acabo de empezar y me has definido perfectamente…

  2. admin

    Gracias a ti Pablo, ¡por leernos! Ánimo y ¡nunca bajes la guardia! ¡Un abrazo!

  3. Diego Moya

    Jolin, se me acaban de caer dos lagrimones que he llenado un pañuelo de los de papel.
    Me siento identificado totalmente contigo, y has dicho verdades como puños.
    Por poner algo diría que todos los días lucha por lo que quieres ser.
    Diego Moya

  4. Manoli

    Me ha encantado, me siento totalmente identificada, con la única diferencia que aún estoy estudiando, intentándolo, ya que como bien dices, con trabajo y niños es complicado estudiar una carrera.
    Gracias por publicar tu experiencia y así animarnos al resto a continuar con los estudios.
    Un saludo
    Manoli

  5. Silvia

    Totalmente identificada.
    Llevo desde el 2012 y apenas llevo 20 asignaturas aprobadas hasta ahora.
    Lo más “heavy” que me ha pasado fue con una asignatura de historia, la llevaba muy preparada(o eso pensaba yo), hice todos y cada uno de los trabajos que nos mandaban, todas las PEC, estaba bastante activa en el foro(porque ese año no pude ir a prácticamente ninguna clase) y en mayo en l examen no se si fueron los nervios o qué, pero el examen no me salió todo lo bien que quise, pensaba que bueno, que estaría aprobada aunque fuese por los pelos por tooooodo el trabajo que había detrás del examen(con los infinitos trabajos, foros blablabla). Pues no. Y fue en plan un 4,9 o así. Vamos, la mala leche que se me puso en el cuerpo. Me tiré casi una hora escribiendo un mail explicando el porqué yo creía merecer al menos un puñetero 5 y poder ver el examen y tal y la respuesta del profesor me llegó a los 20 minutos o así de haber enviado mi correo diciendo básicamente en un par de líneas que me esforzara más que seguro en septiembre aprobaba. Joder, mira me dieron unas ganas de mandar todo a la mierda. Eso sí, la aprobé en septiembre!
    Perdón por la parrafada. Y muchas gracias por tu texto porque vamos, el que diga que la uned es más fácil que una universidad presencial al “uso” le mandaba un añito aquí a ver que le parece jejeje. Un saludo!

  6. admin

    Hola Silvia! Gracias por contarnos tu experiencia. Efectivamente estas cosas pasan y qué le vamos a hacer! Me alegro mucho de que decidieras continuar. No te preocupes por el ritmo, al final van pasando los años pero vas avanzando y eso es lo importante. Yo estuve 10 años más el acceso y aquí me tienes, más feliz que una perdiz. Un abrazo, ¡compañera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *